Brigadistas Forestales: La ardua labor en la primera línea de fuego

A diez años y conmemorando el accidente aéreo que se llevó la vida de 12 brigadistas y un piloto de helicóptero en Cauquenes, ARAUCO honra a los equipos de combate destacando la vital labor que cumplen al detener el fuego en sectores rurales y forestales.

La mejor herramienta para combatir los incendios es la prevención, pues el mejor incendio es el que no se produce, pero una vez que el fuego ya inició, es el trabajo en equipo de los brigadistas forestales el que reguarda la seguridad de miles de familias chilenas, su patrimonio y los bosques del país.

A nivel nacional, ARAUCO cuenta con alrededor de 2.800 brigadistas, de los cuales 1.390 son de combate directo y 1.200 brigadistas silvícolas, encargados de liquidar el fuego. A ellos se suman brigadas nocturnas, una innovadora estrategia de combate donde 204 brigadistas especialmente capacitados, utilizan a su favor la mayor humedad y bajo viento de la noche para el control de incendios que no fueron posibles de extinguir durante el día.

Raúl Riquelme, con 34 años de experiencia, es jefe de brigaday uno de los encargados de formar a nuevas generaciones de brigadistas. “Soy el líder de un grupo y mi labor es poder sobrellevar lo que significa combatir los incendios forestales, un trabajo que es muy importante para el país, felicito a quienes tienen la valentía para trabajar en este rubro e insto a los jóvenes para que lo hagan, es un trabajo difícil, pero muy satisfactorio para mí”, señaló.

Por su parte, Marcela Wulf, Subgerente de Asuntos Públicos de ARAUCO, destacó que “la valiosa labor de los brigadistas forestales se ve refleja en su apoyo a las comunidades y a distintas organizaciones en momentos de emergencia, y en este día agradecerles es esencial, ya que son los actores principales en la incansable tarea que es el combate de incendios”.

Wulf también se refirió al panorama regional en materia de prevención y combate de incendios. “En Los Ríos contamos con dos brigadas 4×4, tres brigadas convencionales con aljibe, cinco brigadas terrestres y una brigada nocturna, reuniendo un equipo de casi 100 brigadistas trabajando simultáneamente por jornada, a esto también se suman 12 torres de detección destinadas a avistar el fuego y caracterizar sus dimensiones”, precisó.

En cifras nacionales, y de acuerdo a la Estrategia Integral de Prevención y Combate de Incendios impulsada por ARAUCO, son más de 150 los días de combate y alrededor de 1.000 incendios controlados, un 20% más de siniestros que en la temporada pasada. Sin embargo, la cantidad de hectáreas afectadas disminuye notablemente, pues a la fecha hay 192 hectáreas afectadas en contraste con el año 2017, con 443, es decir, un 57% menos de superficie. Wulf agregó que un 38% de los siniestros corresponden a predios de terceros.

Pero no solo de apagar incendios se trata, sino también de detectarlos a tiempo. Para esto ARAUCO es parte de la Red de Prevención Comunitaria, instancia que hoy cuenta con más de 5.000 participantes y reúne los esfuerzos de distintas empresas privadas, organismos públicos y vecinos de cada sector para que en conjunto puedan prevenir incendios forestales.

En esta temporada 2018-2019 la inversión total de la compañía es de $40 millones de dólares, utilizados -entre otras cosas- para la consignación de 69 carros bomba, 13 aviones, 13 helicópteros y dos súper helicópteros -llamados Annie y Sun Bird- con capacidad para descargar 10 mil litros de agua convirtiéndolos en los más grandes de su tipo.

Finalmente, los actores concuerdan que en materia de incendios el compromiso de todos es fundamental y la mejor herramienta para combatir los incendios es la prevención.

Deja tu comentario