Pueblos originarios de la comuna de Lanco: La pandemia como oportunidad para volver a las raíces ancestrales

Desde este domingo 21 hasta el 24 de junio, más de cincuenta comunidades indígenas de la comuna de Lanco se preparan para realizar sus festividades de un Nuevo Ciclo y celebrar el regreso del sol. En esta oportunidad, las festividades coinciden con una pandemia que estremece al mundo. Esta crisis nos provee de oportunidades para repensar la salud pública desde el retorno a las raíces.
Con el objetivo de reconocer y valorar la diversidad cultural, en 1998 el Estado de Chile declaró el 24 de junio como el Día Nacional de los Pueblos Indígenas. Esta fecha no fue casual. Desde hace muchísimas décadas los pueblos originarios del territorio ya realizaban sus ceremonias y rituales durante este periodo para dar paso a este Nuevo Ciclo, dando gracias a la madre tierra y al padre sol, pidiendo un año productivo y lleno de prosperidad para su ganado y sus cosechas, en un ambiente de profunda reflexión y revalorización de su identidad en un marco de respeto y solidaridad con sus comunidades.
La encargada de la Oficina de Asuntos Indígenas de la Municipalidad de Lanco, Soledad Norambuena Manquilef, sostiene que este tiempo de confinamiento debe ser aprovechado para mirar más allá a pesar de las dificultades que se presentan. “Es momento de observar hacia atrás y recuperar nuestras costumbres. Es una oportunidad de volver a meter las manos a la tierra, de reconocer las propiedades de las hierbas, reconciliarnos con el planeta, hacer un orden familiar, de poder compartir y respetarnos. Es una tremenda ocasión para reencontrarnos con nosotros y con la naturaleza”.
En este mismo sentido, Soledad Norambuena Manquilef hace hincapié en el acceso y facilidad que poseen los lanquinos para encontrar y reencontrarse con estos saberes ancestrales, ya que este territorio no sólo posee un nombre mapuche que significa “Aguas Detenidas”, sino que trae consigo una historia de vinculación e interculturalidad con diversas comunidades indígenas que hasta hoy habitan en Lanco. “En nuestra comuna la cultura mapuche está muy presente, es muy fácil conversar y aprender de nuestros ancestros, de sus prácticas y conocimientos. Debemos volver hacerlo como siempre se ha hecho, de manera ancestral. Encontrarnos a través de la conversación, de la imitación, entender y observar. Mirar el comportamiento de la naturaleza e ir aprendiendo”.
Los pueblos indígenas han transmitidos de generación en generación sus conocimientos y sabiduría a través de diversas formas de enseñanza: leyendas, costumbres, pinturas, formas de organización en el trabajo, la producción, etcétera. Hoy la Escuela rural Rucaklen de Lumaco, establecimiento perteneciente a la educación pública de la comuna de Lanco, realiza un trabajo con niños y niñas con enfoque intercultural y que busca a través de distintos métodos enseñar y transmitir a los más pequeños las prácticas ancestrales.
Oscar Millalef, profesor y director de la escuela rural Rucaklen se refiere a la importancia de vincular el contenido curricular con los saberes ancestrales, dándole identidad a la educación que se entrega a la comunidad. “Nosotros a través de nuestro proyecto educativo intercultural hemos ido sistematizando los conocimientos que están en las comunidades mediante entrevista con las familias y luego realizamos la vinculación con lo curricular. Es así como nosotros les enseñamos a nuestros niños contenidos contextualizados y fortalecemos ambos saberes”.
El docente también recalca el valor de la educación intercultural y la participación activa de las diversas comunidades indígenas de Lanco. “En la actualidad deberíamos fortalecer este tipo de formación en todas las escuelas de la comuna. La educación intercultural, no sólo nos permitiría resolver algunas diferencias interétnicas, sino más bien volver a lo esencial. Debemos realizar más diálogos de saberes y potenciar la conversación de la familia mapuche”.
En esta ocasión la celebración del Nuevo Ciclo será distinta y se volverá a vivir en los hogares como se realizaba antes, retomando las tradiciones más antiguas y familiares.

Deja tu comentario